Gema me contactó, y cuando nos reunimos,  conectamos. Ella tenía claro que yo iba a ser la fotógrafa de su boda. 

Una boda preparada con mucho cariño y mimo. Fue muy divertida y llena de momentos emotivos.